Y si… con una condición

Nuestros pensamientos y cómo hablamos dicen mucho de nosotros. Incluso como especie. Es nuestra manera de articular la realidad. por eso creamos un tiempo verbal que sólo existe en nuestras palabras y en nuestras cabezas. Pero ¿por qué existen los verbos condicionales? ¿Necesitamos vivir realidades que no son reales? ¿Nos gusta que nuestros hologramas ficticios vivan otras vidas que nunca fueron?

La existencia de estas conjugaciones, así como las veces que las usamos a lo largo de nuestra vida habla de nosotros, de cómo nos sentimos. A los seres humanos nos encanta complicarnos la vida. Así, en general. Porque ¿por qué vivir angustiados con algo que no es, que no fue y quién sabe si será algún día?

La frecuencia con la que recurrimos al uso de condicionales puede ser una evidencia de que vivimos continuamente arrepentidos, arrastramos algún error o mala decisión del pasado y eso nos atormenta. O puede decir que estamos conformes con el presente, con nuestras decisiones y con nuestra vida.

“A los seres humanos nos encanta complicarnos la vida. Porque ¿por qué vivir angustiados con algo que no es, que no fue y quién sabe si algún día será?”

Además, todos los seres humanos somos así, ¿no? Las condicionales existen en todos los idiomas. Es algo intrínseco al ser humano. Consecuencia directa de ser ser humano es ser consciente de nuestra propia existencia. Si no fuera así, no perderíamos el tiempo en pensar qué será de nosotros mañana, ni en corregir el pasado. No inventaríamos historias de ficción sobre hombres y mujeres que viajan en el tiempo. No tendríamos reglas casi universales sobre cambiar el pasado. ¡Cómo si eso existiera! Al tener cómo hablar de ellas las volvemos algo real, casi un hecho. Pero muchas de ellas ya no tienen remedio. Son posibilidades que viven en el pasado, en las que nos gusta retorcernos y, así, regodearnos en nuestro sufrimiento. En lo que podría haber sido o de lo que sería si las cosas fueran diferentes. Somos masoquistas del disfrute de lo imposible, de lo que no se puede cambiar. De lo que no tiene vuelta de hoja. O nos gusta pensar en posibilidades remotas que probablemente nunca vayan a ocurrir. El funcionamiento de nuestra cabeza es muy complejo.

#elmitodesísifo #camus #albertcamus #philosophy #quotes #book #existentialism #existencialismo

A post shared by María Martín (@horobiti) on

 

La existencia y el uso de esta conjugación es un reflejo de lo que nos cuesta vivir en el presente. Y no sólo es condicional porque necesite una condición, sino porque nos condiciona. Nos obliga a vivir anclados en un tiempo que no es el presente. Sufriendo el pasado y preocupados por el futuro. Precisamente se trata de una forma verbal que necesita de una condición ficticia, para tomar una decisión diferente o para que ocurra algo diferente. Nos gusta pensar en lo que haríamos en esa situación y gastamos nuestra energía en eso. En vez de enfocarnos en lo que tenemos ahora, en decidir con lo que nos toca vivir ahora o en cambiar lo que está en nuestras manos cambiar y no nos gusta ahora.

“Es condicional porque nos condiciona. Nos obliga a vivir anclados en un tiempo que no es el presente. Sufriendo el pasado y preocupados por el futuro”.

Pero también esas nuevas suposiciones tienen que ver con que cuando las hacemos sabemos lo que va a pasar después. Pero la vida no es así, la vida es ensayo y error. Y esa es la única manera de vivir, no hay otra. Ni siquiera los que ya han vivido nos pueden enseñar. La verdad, es que nos da miedo y tenemos que tomar decisiones, sin saber si es una buena o mala decisión. No hay certidumbre. Si pudiéramos volver atrás no tendríamos miedo. O si todo esto fuera un ensayo. Si pudiéramos jugar un demo de la vida, antes de vivir.

“El hombre nunca sabe qué debe querer porque vive sólo una vida y no tiene modo de compararla con sus vidas precedentes ni de enmendarla con sus vidas posteriores”. – Milan Kundera, La insoportable levedad del ser.

Entonces no nos queda otra que lamentarnos después. Encontramos algo reconfortante en esto. Es parte de ser humanos. Será que nos gusta imaginar todas las demás vidas que tenemos en otros universos infinitos, jugamos a imaginar todos nuestros otros yos. Y queremos ser el mejor de todos.

Lo bueno es que como la vida es prueba y error, también, con estos tiempos verbales podemos aprender a cambiar el futuro y no el pasado, no repitiendo eso de lo que tanto nos arrepentimos, una y otra vez.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s