Para ver, mira más de cerca

El hombre a través de los siglos ha sufrido muchos cambios y no sólo por la evolución. Muchos otros son causados por la civilización, por la manera en cómo vivimos. Uno de ellos en el que he estado pensando últimamente es que hemos perdido la consciencia de lo que nos rodea. David Lynch dijo, en su libro “Atrapa el pez dorado”, que mirando muy de cerca algo o simplemente prestándole la atención suficiente, se descubren cosas maravillosas. Y creo que tiene mucha razón, sobre todo porque no lo hacemos normalmente. Es un proceso de búsqueda a propósito cambiando nuestra rutina. Y esto, por sí mismo, ya provoca creatividad. Pero más allá de eso vemos las cosas desde otra perspectiva, entendemos que cada cosa tiene algo que contar, dándole el tiempo que se merece. Vemos lo que vemos todos los días, pero esta vez lo miramos. Lo apreciamos, lo sentimos y estos nos recompensan contándonos algo nuevo.

“El hombre ha sufrido muchos cambios, no sólo por la evolución. Por la civilización y por la manera en cómo vivimos hemos perdido la consciencia de lo que nos rodea”.

Nunca he sido del todo inconsciente y despistada, pero empecé este ejercicio de manera consciente y con propósito de experimentar cosas nuevas. Para eso fui al bosque, pensé: qué lugar mejor que este. Y cuando dije esto, no sabía a qué grado estaba en lo correcto con lo que me decía. Sí, no había mejor lugar para empezar, para dejar que la naturaleza me inspirara solo con mirarla, pero haciéndolo bien. Permitiéndola que me transmitiera todo lo que tenía.

De esa vez recuerdo que los árboles al principio no estaban seguros. Pero me dejé llevar y ya pude oírlos, me susurraban. Susurraban entre ellos, respiraban. Sólo tenías que pararte a escuchar, sentir su pulsión, sus latidos. Al descubrir esto entré en una profunda tristeza, porque pensé que en realidad nos hemos olvidado de los árboles, que ya nadie les presta atención. Ya nadie escucha lo que tienen que decirnos, no sabemos cómo se llaman, cómo hablan. Nos dan su paz, pero nunca les devolvemos un poquito de lo que nos dan. Es más fácil y común tratar con un animal, ¿no? Al menos los sentimos, somos conscientes de su existencia.

“La experiencia psicodélica es un viaje a nuevas esferas de la conciencia. Los alcances y el contenido de las experiencias no tiene límites, pero su rasgo característico es la trascendencia de conceptos verbales, de las dimensiones de espacio y tiempo, y del ego o la identidad. Experiencias de conciencia agrandada pueden ocurrir de varias formas: privación de los sentidos, ejercicios de yoga, meditación disciplinada, éxtasis religioso o estéticos, o espontáneamente. Las drogas actúan meramente como una llave química que abre la mente, libera el sistema nervioso de sus patrones ordinarios y estructuras”. – Timothy Leary

Los árboles nos rodean pero no les prestamos atención. El rol que juegan en nuestra vida ha quedado relegado prácticamente al de ser decoración. Se han vuelto parte del paisaje, qué frase tan acertada. Sólo nos quedamos con las formas y todo lo demás es fondo para nosotros. No les prestamos atención. Los árboles, lejos de estar enfadados y reprocharme mi indiferencia, me abrieron su mundo, me transmitieron su sabiduría, como en una ceremonia de iniciación. Al dejarlos hablar conmigo surgió creatividad e inspiración. Vi cómo respiraban, pensé que sólo podían hablar un idioma tan antiguo como el euskera. Aunque creo que hablan todos porque el tiempo de los árboles es largo, se dilata y han visto de todo, pero su lengua materna sería el euskera. Sentí su sabiduría y su calma, sin prisa. Tienen toda la eternidad. Ellos han conocido a todo tipo de hombres y animales a lo largo del tiempo.

“El rol actual de los árboles es puramente decorativo. Se han vuelto parte del paisaje. Sólo nos quedamos con las formas y todo lo demás es fondo para nosotros”.

También pensé en todo el conocimiento que se ha perdido, al menos su importancia, como los nombres de los árboles y sus diferencias Algo que fuera tan importante en otro tiempo, hoy ha perdido toda su relevancia. Porque no es importante para nuestra supervivencia, no es necesario. Pero debería importar algo más que la supervivencia, ¿no? Han cambiado nuestro cánones, ya no se considera analfabeta una persona que no sabe diferenciar árboles, plantas, los vientos y de dónde viene cada uno. Le damos importancia a cosas más abstractas, “menos básicas”.

Seguí pensando en esto y en el rol que tuvieron en otro tiempo. En el árbol de la vida del paraíso cristiano, en el manzano sagrado de los griegos o el Yggdrasil de la mitología nórdica, del que todo nace. A todos ellos les otorgaron el adjetivo de sagrado, por no hablar de paganismos y pan-animismos más antiguos.


Captura de pantalla 2017-03-02 a la(s) 12.36.32 p.m..png
También, el amor de Thoreau por los paseos a través del bosque le hizo tener que  enfrentarse a la idea tradicional de trabajo visto casi como único objetivo en la vida. De aquí que dijera: “Si un hombre pasea por el bosque, por placer, todos los días, corre el riesgo de que le tomen por un haragán, pero si se dedica el día entero a especular cortando bosques y dejando la tierra árida antes de tiempo, se le estima por ser un ciudadano trabajador y emprendedor. ¡Como si una ciudad no tuviera más interés en sus bosques que el de talarlos!”.

“Han cambiado nuestro cánones, ya no se considera analfabeta una persona que no sabe diferenciar árboles, plantas, vientos. Le damos importancia a cosas más abstractas, menos básicas”.

Darte cuenta de algo que tenías delante y no habías visto es raro. Raro, pero muy bueno. Es como los que acaban casándose con su mejor amigo. Se descubren cosas de las que no tenías ni idea. Aunque se siente como si ya las supieras, como que ya estuvieran en ti. Los árboles me contaron algo que siempre había sabido, sólo me lo dejaron ver. Sentí esa conexión de la que hablan los hawaianos con la naturaleza y el universo. Ellos mismos se autodenominan “Keiki O Ka ‘Aina” o hijos de la tierra.

“Estas revelaciones vienen de ir más allá en la conciencia, de ver más allá de nuestro ego, mirar más allá de nuestros patrones ordinarios y estructuras para, por fin, poder ver”.

Esto mismo, que parece algo más irrelevante con los objetos, animales y plantas, nos puede pasar con las personas. A veces, anteponemos nuestros prejuicios al conocer a alguien. Así sólo tenemos experiencias superficiales con estas personas y no las permitimos que se nos muestren cómo son, que nos enseñen su mundo. Esto acaba determinando que congeniemos mejor con las personas a las que sí les dejamos entrar, pero nos perdemos muchas otras realidades por no querer romper con nuestros patrones o estereotipos predeterminados. De igual forma, convertir a las personas en fondo porque las creemos conocer demasiado o porque simplemente nos hemos acostumbrado a ellas puede ser peligroso. Acostumbrarnos a alguien porque siempre ha estado ahí, convertirlos en paisaje, puede hacer que no nos comportemos con esta persona con toda la atención y emoción que al principio, cuando era la única figura que veíamos en el mundo, contra cualquier fondo. Además esto es muy injusto, ya que todos cambiamos cada día y estos sutiles cambios se nos pueden pasar por alto si no prestamos atención consciente.

En resumen, todas estas revelaciones vienen de ir más allá en la conciencia, como en la famosa frase de Timothy Leary,  de ver más allá de nuestro ego, mirar más allá de nuestros patrones ordinarios y estructuras para, por fin, poder ver.

Al empezar a hacer este trabajo por voluntad propia y no sólo por casualidad me hice consciente, a su vez, de que hacemos las cosas por defecto. Por eso, de vez en cuando, hay que apagar el piloto automático para volver a ser consciente y dejar entrar las cosas que creemos conocer, las “cosas básicas“.

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s