¿Y si me leo un libro y no se lo cuento a nadie?

Había una vez una niña que soñaba con poder leer como Superman, a la velocidad del rayo. Ella sólo quería leer todos los libros que pudiera y no le daba tiempo. Estaba obsesionada con eso.

El otro día me acordé de esto cuando vi la lista de los libros que me quiero leer. Iba a escribir un título más. Esta lista, cada día es más grande debido a que el número de libros que entran y salen no es, en lo más mínimo, proporcionado. Mi velocidad de lectura no es tan rápida como la de apuntar títulos sin ton ni son. Me volví a sentir como cuando era pequeña, obsesionada con eso.

Después tiré del hilo y seguí pensando en por qué me pasaba eso. ¿No debería sólo disfrutarlo? Se supone que lo hago porque me gusta. ¿No se vuelve un trabajo, una obligación si lo trato de ese modo? ¿No se le quita todo el chiste a leer contando los libros? Si ya sólo importa la cantidad de libros que leemos y a la cantidad de personas que le contamos los libros que nos hemos leído, ya no es tan divertido.

Ahora es otra de las tantas obligaciones, hobbies-combinados convertidos en competición. Ya nadie puede correr porque quiera o caminar sin ir a algún lado. ¿Nos estamos volviendo locos? Y si me leo un libro y no se lo cuento a nadie. ¿Cuenta como leído? Sé que la respuesta es obvia. Claro que sí cuenta, porque gracias a dios leer era algo que se hacía sólo y para ti mismo. Y ya. Es un placer solitario, casi onanístico. Esta es sólo una manera de ilustrar un pensamiento que últimamente he debatido con algunos amigos: ¿nos estamos volviendo un poquito gilipollas?

Y de esto pasé a lo otro. A pensar que en realidad esto nos está pasando en todo. Y cada vez más. Siento que estamos un poco locos con todos esto, con medirlo todo, con buscar la eficacia hasta desquiciarnos. O algo es cuantificable o no vale nada. Ya no importa hacerlo bien o hacerlo sólo porque nos guste.

“También al fútbol lo atacó el bacilo de la eficacia y hay quien se atreve a preguntar para qué sirve jugar bien. Resulta tentador contar que un día osaron preguntarle a Borges para qué sirve la poesía y contestó con más preguntas: ¿Para qué sirve un amanecer? ¿Para qué sirven las caricias? ¿Para qué sirve el olor del café? Cada pregunta sonaba como una sentencia: sirve para el placer, para la emoción, para vivir”. – Jorge Valdano.

Y esta obsesión llega hasta el fútbol. Cuando a todos les importaba sólo contar cuántos goles puedes meter en un partido, aparecen locos como Guardiola y Bielsa que resulta que les importa, por encima de todo, jugar bien. Les importó el fútbol. Y es que ahí está la gran diferencia. Nos ocupamos tanto en el contar que perdemos la esencia de las cosas. Cuando los números están por encima de disfrutar, de la magia, de hacerlo bien, ¿de qué sirve lo que hacemos?

Ahora todos nos metemos en Tinder y con cuantos más mejor, ¿no? Porque es eso lo que cuenta, ¿no? El número. Tampoco quiero parecer alarmista, ni es el fin del mundo, ni odio la tecnología. Nada que ver con eso. Sé que se ha temido la tecnología desde la rueda hasta hoy. Pero no. Más bien quiero que sea una suma de todo. Que no nos perdamos nada. Que no renunciemos a lo que ya habíamos aprendido, lo que ya teníamos. Sin olvidar de dónde venimos. Me declaro a favor de las consolas, pero también del libro. De hecho, son totalmente compatibles. Un amante de los videojuegos es un amante de las buenas historias y de eso están hechos los libros, las películas, las canciones, las relaciones, las buenas conversaciones y la vida. Y para estas buenas historias, muchas veces, hay que tener paciencia y trabajarlas. Dedicarte, pero disfrutando.

Parece ser que ahora para llevar la contraria y ser el más punky sólo hace falta ser un purista del fútbol, un loco en silencio leyendo en una habitación o aquel viejito al que se le murió la esposa después de mil años juntos y lo único que pudo decir cuando le preguntaron, es que a él no le había parecido el tiempo suficiente.

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

    1. horobiti dice:

      Muchas gracias. Es muy bueno.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s